Vilagarcía de Arousa 7 de junio 2017.- El importe que destinaron las Mutuas Colaboradoras de la Seguridad Social al pago por el Cese de Actividad de los trabajadores autónomos ascendió a más de 16 millones de euros, 11.303.618 € por el CATA y 5.008.258 € por la cotización de las contingencias comunes.

Las Mutuas han gestionado el 92% de las solicitudes de cese de actividad, mientras que el SEPE y el ISM gestionan el 8% de esta contingencia. De las 4.278 solicitudes de prestación se han resuelto 3.717, siendo favorables 1.616, siendo denegadas 2.101 un 56,52% de las mismas.

En términos de recaudación pura y dura el CATA es una auténtica joya puesto que solamente se destina al pago de esta prestación algo menos del 15% recaudado. La cantidad recaudada supera en el año los 134 millones

Otra incógnita sigue estando en saber cuál ha sido el uso de los algo más de 1.3 millones de euros que tendrían que haberse dedicado a la formación de las personas que han sido beneficiarias del CATA, y que corresponde al 1% de la recaudación, tal y como especifica el Real Decreto del año 2009 que regula esta prestación.

Analizando el histórico acumulado, el resultante económico tendríamos que multiplicarlo por ocho anualidades, con lo que el fondo existente para este concepto ascendería a unos 12 millones de euros.

Eduardo Abad, Secretario General de UPTA ha manifestado su estupor ante semejante atropello a lo acordado y refrendado en nuestro ordenamiento legislativo.

Esta importantísima cantidad económica tendría que activarse urgentemente y dedicarse a poner en marcha acciones relacionadas con la formación específica de nuestro colectivo, además de procurar una verdadera reintegración laboral de los autónomos que causan baja en el sistema.
Los datos en Galicia arrojan un total de 296 solicitudes de las cuales 270 han sido aceptadas siendo concedidas 111 de ellas y denegadas 159 lo que supone que el nivel de aceptación de las solicitudes no ha superado el 41% de ellas.
El importe medio de la prestación por el CATA ha ascendido a 715,30 euros, situación que además ha llevado aparejada la cotización por contingencias comunes de los beneficiarios.